Consejos para Comprar un Auto Usado

como comprar un auto usado

En este articulo te daremos algunos consejos para comprar un auto usado. Con esta guía te ayudaremos a evitar cualquier tipo de estafa y te ayudaremos a elegir el mejor auto usado.

consejos para comprar un auto usado

¿Qué debo saber para comprar un auto usado?

Esto es siempre un campo minado y nada garantiza tener éxito, pero hay algunas cosas a tener en cuenta antes de decidir invertir tu dinero, tan arduamente ganado, en la compra de un auto usado.

Es evidente que en los diferentes países se tienen diferentes reglas de como importar, exportar, o vender, pero te aseguramos que muchos de estos procedimientos se aplican donde quiera que se encuentren.

Consejos antes de la compra de autos seminuevos

La depreciación de automóviles usados ​​es mucho menor que la de los coches nuevos y, por lo tanto, son una compra más rentable.

Estudia tus finanzas y verifica que todo está en su lugar antes de elegir tu coche, esto ahorra tiempo, y te permite saber exactamente qué vehículos son a los que puedes aspirar.

Ten en cuenta las «tarifas» actuales de los vehículos. Antes de comprar, verifica las publicaciones que aparecen en los quioscos o periódicos a fin de encontrar el valor de los vehículos más utilizados.

Considera todos los diferentes puntos de venta como lo son los concesionarios de automóviles nuevos, las ventas privadas, etc, no sólo concesionarias de automóviles de segunda mano.

¿Cuánto kilometraje debe tener un auto?

Coches con menos de tres años y que hayan recorrido de 10.000 – 15.000 km. al año son probablemente la mejor opción. El kilometraje anual promedio de un coche es de alrededor de 10.000 km, por lo que si un coche de 3 años tiene un kilometraje entre 25.000 y 35.000 km sería razonable. Si este nivel es superado, nos indica que el carro pudo ser usado para negocios o tuvo un manejo duro.

Los coches pequeños o medianos son más fáciles de mantener y reparar que los convertibles o los coches de lujo.

¿Cómo comprar un carro usado? ¿qué debo inspeccionar?

auto usado

Verifica que la placa del vehículo corresponda con la que se estipula en los documentos de registro y que no haya sido alterada o cambiada. Nunca compres un coche sin antes hacerle una prueba de manejo.

En primer lugar asegúrate de tener un lugar seguro para conducirlo, luego si es posible, llévalo a una unidad donde haya toda una mezcla de condiciones para conducir, por ejemplo: por autopista (es decir, rápido), por calles locales (lento), por caminos serpenteantes y no te olvides de comprobar también la reversa.

Carrocería

Siempre inspecciona la carrocería con buena luz. Busca corrosión u oxidación. La oxidación es probablemente la cosa más perjudicial de todos los coches de más de cinco años de uso.

Las abolladuras superficiales puede ser relativamente inofensivas y fáciles de tratar, pero la corrosión que procede del interior de los paneles de la carrocería es mucho más grave. Busca corrosión en la parte superior y trasera de las alas delanteras, a lo largo de los faldones laterales, por debajo de los parachoques delantero y trasero y debajo de las puertas.

A veces una mancha de óxido en la pintura puede indicar que debajo de ella existe una corrosión más graves. Presiona el panel suavemente con tu dedo pulgar. Si escuchas un chasquido esto indica que hay corrosión avanzada.

Camina alrededor del coche y mira a lo largo de las puertas y las alas de cada una de las cuatro esquinas. Cualquier reparación en el choque se observará si no ha sido bien hecha. Verás ondulaciones o cambios en la textura de la pintura, si hay una gran cantidad de relleno debajo del cuerpo. Toma un pequeño imán, este será atraído por el metal, y no por la parte plástica. Observa también las variaciones en el color de la pintura.

Las manchas de agua en el maletero, alrededor de las ventanas, en las alfombras y alrededor de la abertura del techo solar pueden indicar fugas.

Estructura de la carrocería

Busca perforaciones de óxido en las alas interiores, el mamparo y en cualquier miembro transversal, y en los miembros visibles del chasis y bajo el cofre. Si ves alguna, rechaza el coche.

Debajo del coche checa los faldones laterales, las bases del chasis, los travesaños y bastidores auxiliares. Pulsa las áreas sospechosas con un martillo ligero, o empuja con tu mano para detectar alguna parte dañada del metal. Ten cuidado con los selladores recién aplicados – podrían estar escondiendo el metal debilitado.

Mira las tuberías de los freno, si observas una textura similar a una costra o están picadas por el óxido, podrían ser peligrosas.

Revisa los puntos de suspensión y dirección para detectar si hay corrosión sería, especialmente bajo el cofre.

Daños por choque o colisión

Un coche que ha sufrido choques o colisiones puede ser peligroso, especialmente si su suspensión y / o dirección han sido dañadas.

Examina bajo el cofre si existen daños, pliegues o alas interiores sustitutas. También inspecciona el compartimiento del motor, paneles delanteros y bases delanteras del chasis para detectar reparaciones o pliegues.

Cuando realices la prueba de conducción del coche debes poner atención a que la dirección sea consistente, con ninguna tendencia a tirar hacia la izquierda o la derecha.

Mira debajo de la alfombra entre las puertas delanteras y traseras para detectar signos de soldadura o de reparación en caso de que dos mitades diferentes del coche hayan sido soldadas entre sí, lo cual es extremadamente peligroso.

¿Cuánto kilometraje debe tener un auto usado?

Revise el contador del kilometraje, si los números están fuera de línea, el historial pudo haber sido alterado.

Observa detalladamente a fin de verificar que el kilometraje corresponda con el estado general del coche. Un freno de pedal desgastado y marcas de desgaste en la palanca de cambios indican que un coche podría haber recorrido más de 60.000 kilómetros. El asiento del conductor gastado o con flacidez y el desgaste en la alfombra son otras señales de alto kilometraje.

Un kilometraje muy bajo puede indicar que el coche podría haber sido dejado sin usar durante largos periodos de tiempo o utilizado sólo para trayectos cortos. Ambos pueden causar problemas en el motor. Un coche que ha sido utilizado y mantenido con regularidad es una mejor apuesta.

Motor

Uno de los consejos para comprar un auto usado más importante es echarle un vistazo al estado general del motor. Un motor y sus alrededores sucios sugiere que el coche no ha sido bien atendido y que el servicio ha sido descuidado.

Por el contrario, observar un brillante y limpio motor puede ser señal de que ha sido limpiado con vapor para disfrazar problemas como fugas de aceite, etc.

Antes de arrancar el motor quita la varilla de medición de aceite y compruebe el color del aceite. Si es muy negro el coche no ha sido recientemente, o regularmente mandado a mantenimiento. También revisa si existe un color beige «mayonesa» en la varilla, si observa este color es síntoma de un posible desgaste de las juntas.

Comprueba la cantidad y el color del refrigerante. El color de un anticongelante no oxidado debe ser rojo. Un motor que se ha operado sin anticongelante puede tener problemas.

Escucha el motor de arranque en frío. La luz del aceite debe apagarse pronto después de arrancar el motor, si esto no sucede, puede haber desgaste del motor. Si detectas sacudidas fuertes o ruidos estrepitosos poco después del arranque podría indicar un desgaste de los cojinetes del cigüeñal y biela.

Escucha los ruidos, si son estrepitosos o parece que golpean o la luz de la parte superior del motor, indican el desgaste de los cilindros. Encienda el motor y acelere bruscamente. Compruebe si hay humo negro o azul en el escape. El humo azul proviene de la combustión del petróleo y es una muestra del desgaste del motor, mientras que el humo negro es combustible sin quemar y tiene muchas posibles causas.

Durante la prueba de manejo comprueba que no hayan sonidos similares a dentadas (es decir, traqueteo metálico que se produce cuando el acelerador está abierto). Si el coche tiene fallos de encendido y el motor tiene encendido electrónico o control de encendido, solo compra si el fallo de encendido es cuando se está en primera.

Manten un ojo en el medidor de la temperatura o la luz de advertencia de lo que pueda indicar un sobrecalentamiento. Por último, comprueba que no haya fugas de aceite.

Transmisión

Si el coche tiene una caja de cambios manual, comprueba el buen funcionamiento del embrague; todas las marchas deberían entrar con facilidad.

Si el cambio de marcha se pone rígido conforme van aumentando las revoluciones, el embrague puede estar desgastado. Comprueba el deslizamiento del embrague conduciendo el coche encima de una colina.

Trata de hacer un cambio hacia abajo en cada cambio de velocidad de una velocidad superior a la normal para probar el sincronizador. Si notas demasiado esfuerzo en la caja de cambios, una caja de cambios sustituta o un reemplazo son las únicas soluciones.

Si el vehículo tiene transmisión automática comprueba que la varilla de transmisión tenga el nivel de fluido correcto, es mejor hacerlo con el motor caliente. También se recomienda oler la varilla, si huele a quemado ¡aléjate del auto!

Cuando lo conduzcas, comprueba que la transmisión cambie hacia abajo y que tiene la preparación adecuada en el momento adecuado.

Suspensión

Comprueba los amortiguadores presionando con fuerza la carrocería en las curvas y dejándolo ir. El coche debe rebotar justo después de pasar su nivel de posición, después regresará. Más de esto indica que los amortiguadores necesitan ser reemplazados.

Presta atención a los golpes de la suspensión sobre carreteras en mal estado que podrían indicar casquillos o amortiguadores desgastados.

Toma en cuenta la manipulación del carro, si es vaga o “flotante” estás ante amortiguadores desgastados.

Fíjate si hay fuga de líquidos en los amortiguadores; una fuga leve es aceptable, si es más fuerte, no lo es.

Dirección

Si la dirección es vaga y pesada, los neumáticos pueden estar deteriorados o bajo presión.

Mueve el volante suavemente mientras observas la rueda delantera, no deberías apreciar ningún retardo entre el movimiento del volante y el movimiento del neumático.

Comprueba también si hay oscilación de las ruedas en grandes velocidades. Esto es a menudo atribuible a que las ruedas delanteras no están bien balanceadas. Si notas que el volante se mueve a baja velocidad esto indica que las llantas están deformadas.

Frenos

El pedal de freno debe ofrecer buena resistencia y no hundirse más de la cuenta cuando se le aplica presión.

Si un servo está equipado, comprueba que funciona presionando el pedal del freno varias veces, manteniendo el pedal hacia abajo y arrancando el motor.

Deberás sentir que el pedal se desliza hacia abajo, mientras es operado. La fuerza de los frenos no debe cambiar cuando se aplican los frenos a una velocidad difícil. Si lo hace, es posible que haya intervenido alguna fuga en los cilindros o pinzas.

Si el coche vibra cuando se aplican los frenos esto implica que los discos de freno delanteros están distorsionados. Inspecciona los discos para detectar zonas sin pulir o áreas corroídas, si las encuentras, es posible que necesiten renovación. Además, no olvides revisar las mangueras de freno para inspeccionar que no haya grietas, rozaduras, hinchazón o fugas.

Neumáticos

Revisa las huellas de rodadura y los laterales en las cuatro ruedas (más la rueda de repuesto) no debe haber más de 2 mm de desgaste en todo el neumático, además, las paredes laterales no deben estar rajadas o dañadas.

Un desgaste desigual en el neumático sugiere problemas de dirección, seguimiento o suspensión.

Tips y consejos para comprar un auto usado

como comprar un auto usado

Si el vehículo pasa toda tu inspección y prueba de manejo, aquí están algunas cosas más a tener en cuenta antes de hacer una oferta:

Pide ver el historial de reparaciones y servicio, así como los recibos que lo avalan. Comprueba que el kilometraje marcado en el historial de KM recorridos concuerde con el servicio y recibos de reparación.

Revisa que el registro del vehículo y el número de chasis coincidan con los datos declarados en el documento de registro.

Si el nombre del vendedor no concuerda con el de la persona que aparece en el documento de registro deberás pedirle al vendedor una confirmación por escrito del titular registral en la que se le autoriza para vender el vehículo en su nombre.

Pregúntale al vendedor si está permitido que un mecánico independiente inspeccione el auto. Si el autoriza (y puedes permitirte el gasto adicional) pide al mecánico que lleve a cabo una prueba de compresión del cilindro para evaluar el estado del motor y también para estimar el costo de las reparaciones necesarias. A continuación, puedes preguntar por el costo de las reparaciones para que estas se deduzcan del precio de venta.

Si vas a comprar un coche, en función de su valor, puede valer la pena invertir en una garantía. Lee detenida y cuidadosamente la letra pequeña de la garantía, ya que en algunos casos se excluye más de lo que se cubre.

Importación Definitiva de Vehículos

Por otra parte, si te interesa comprar un auto en el extranjero, lee nuestro articulo Certificado Obligatorio para Importar Vehículos Permanente a México. 

Si te interesa importar autos a México este 2020, checa nuestro curso para importar autos de Estados Unidos a México.