Importación de autos: legalización de vehículos en México

Por Raúl Castro-Lebrija

Con el argumento de apoyar a los sectores más pobres, la fracción de Morena en la Cámara de Diputados pretendió hacer efectiva la legalización de vehículos para más de 18,000 unidades que circulan ilegalmente en territorio nacional.

importación de autos chocolate

Aunque este tema no es nuevo, volvió a tomar fuerza durante los últimos meses.

Una vez más, se pretendió legalizar los llamados autos chocolate; vehículos importados, que ingresaron sin papeles al país, pero que circulan libremente por toda la geografía nacional.

Es muy fácil identificarlos. Son autos viejos, usados y la gran mayoría conservan las placas de circulación de los Estados Unidos.

En algunas ciudades del norte de México, la relación llega a ser de uno a uno; es decir, por cada vehículo nacional, hay otro importado circulando ilegalmente.

Entre los modelos más comunes se pueden encontrar todo tipo de camionetas, unidades o marcas que jamás se han vendido en territorio mexicano, pero que pueden ser adquiridas a una fracción de su costo original.

¿Por qué estos vehículos son tan baratos? La respuesta es muy simple: porque en los Estados Unidos cuentan con el título salvage y no creerás lo que esto significa.

Autos chocolate, la historia del problema

autos chocolate

La importación de vehículos usados desde los Estados Unidos es un problema añejo.

Empezó con unas cuantas unidades, particularmente en estados y ciudades fronterizas. Pero luego la situación creció, se salió de control, y dio pie al surgimiento de organizaciones como la Unión Campesina Democrática (UCD) que buscaban a toda costa la regularización de las unidades.

La primera legalización de autos importados se dio durante el sexenio de Vicente Fox Quesada, en el año 2006.

Durante su campaña hacia la presidencia, e incluso en los primeros años de su mandato, el panista aseguró que no se legalizarían los autos importados de Estados Unidos ya que representaban una competencia desleal para la industria nacional.

Sin embargo, de manera sorpresiva, cambió de opinión y defendió la medida en varios foros.

En más de una ocasión señaló que esta legalización de vehículos “era una buena medida, porque se permite a quienes tenían estos automóviles aquí, el documentarlos, pagando derechos, pagando un impuesto”.

La apertura a la libre importación de vehículos usados provenientes de Estados Unidos ya estaba pactada para el año 2008 en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Sin embargo, ante la cercanía de las elecciones del año 2006, Fox decidió adelantar los tiempos para favorecer a organizaciones de productores y campesinos que eran los principales usuarios de dichos vehículos. 

Legalización de autos americanos ¿competencia desleal?

legalización de autos americanos

Desde el primer momento, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) —el organismo que aglutina a las concesionarias automotrices— se opuso a cualquier regularización de esta clase de vehículos. 

Por principio, porque la ley obliga a cualquier empresario que quiera vender automóviles en México a instalar también una estación de servicio o taller y una tienda de refacciones. Los autos chocolate, por obvias razones, no cumplían con esto.

La venta de estas unidades, además, no generaba ningún ingreso para el fisco.

Los vehículos importados no pagaban el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN). Éramos el único país país del mundo donde se cobraba un impuesto por adquirir un auto nuevo.

Tampoco pagaban la tenencia vehicular que, por aquellos años, era un impuesto de carácter federal, aunque su implementación —se dijo en su momento— era una medida temporal para contribuir a cubrir los gastos generados por los Juegos Olímpicos de 1968.

Desventajas de la legalización de vehículos chocolate

vehículos chocolate

Pero todo lo anterior no era, ni remotamente, lo más preocupante.

De acuerdo con la AMDA, el mayor de los problemas es que esas unidades habían recibido en los Estados Unidos el llamado título “salvage”.

¿Y qué significa eso? Que habían sido declarados pérdida total por una compañía aseguradora.

Se trata de vehículos siniestrados, chocados, que se perdieron en inundaciones. Pero que, con una hojalateada y un poco de pintura, estaban listos para circular de nuevo.

Muchas de estas unidades eran vendidas por los llamados “yonqueros” —algo así como lotes de chatarra— y su precio era una fracción de otros vehículos porque se vendían por su peso; justamente como chatarra.

No hay que olvidar que en Estados Unidos existen bases de datos donde se puede conocer toda la historia de un automóvil: su año de manufactura, sus diferentes propietarios, ajustes mayores y, por supuesto, accidentes y siniestros sufridos.   

Desde luego, ninguna aseguradora aceptaba cubrir esta clase de unidades, las cuales representaban un riesgo tanto para el conductor y sus ocupantes, como para los otros vehículos del camino.

La más reciente legalización de autos chocolate

importacion de autos 2019

El tema de la legalización de vehículos usados importados dejó de ser noticia desde el sexenio de Vicente Fox, pero volvió a la opinión pública a principios de agosto de 2019.

El 1 de agosto, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró en su conferencia de prensa matutina que se estudiaba la posibilidad de emprender una segunda legalización de vehículos, a solicitud de algunos gobiernos estatales.

El mandatario reconoció entonces que, al no existir una base de datos de vehículos como en Estados Unidos, estas unidades podían ser empleadas para cometer toda clase de ilícitos. Sin embargo, por otro lado, la medida beneficiaría a propietarios de bajos recursos que son los que adquieren las unidades.

Se estimaba que en esta segunda ronda participarían 18 millones de vehículos.

Nuevamente, como lo hiciera en 2006, la AMDA salió a decir que la medida podría provocar una caída de 30% en las ventas de un sector que, de por sí, ya acumulaba 25 meses en caída.

Mientras la Cámara de Diputados analizaba el proyecto de Ley de Ingresos para 2020, el legislador de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Manuel López Castillo, presentó una adición que abría la puerta a la legalización.

¿Se aprobará nuevamente la importación de autos usados?

autos chocolate

El legislador aseguró que la medida “sería una entrada de dinero fabulosa para los gobiernos federales, estatales y municipales. Se habla de alrededor de 50,000 millones de pesos que se podría lograr con esa regularización”.

López Castillo fue más allá y dijo que: “los autos ya están aquí. Díganme si el Ejército de la ONU o qué poder los va a poder sacar y mandarlos, ¿a dónde los vas a mandar? ¿Al deshuesadero o al lugar de dónde venían? Los autos ya están aquí. Creo que sería una solución muy favorable que se legalizaran”.

Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados aprobaron la propuesta con 316 votos. 

Sin embargo, ya a finales de octubre, la intentona se topó con pared en el Senado de la República quien aprobó la Ley de Ingresos del 2020 pero con diversas modificaciones, entre ellas, el artículo transitorio que legalizaría los autos chocolate.

Por ahora el proyecto no trascendió pero la posibilidad se mantendrá ahí, con el argumento de apoyar a las clases más pobres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *